KENIA 2015 (1) Masai Mara


Este verano ha sido muy especial, no he tenido que organizar nada para las vacaciones, mi marido cumple en octubre los 50 y para celebrarlo tenía la ilusión hacer un safari fotográfico, y como en otoño del año pasado tuvimos la suerte de conocer a Eulalia y Oriol en un taller de fotografía en el Valle de Arán y preparaban un safari fotográfico a Kenya para este verano, pues fue dejarlo todo en sus manos, no sin cierto miedo, la verdad, porque yo no soy mucho de viajes organizados, me gusta prepararlo a mi.

Pero como podréis comprobar a lo largo del blog todo fue genial, la organización de lo mejor, los compañeros de viaje como si fuéramos un grupo de amigos de vacaciones, una gran experiencia que esperamos repetir. 
Eulalia y Oriol tienen un blog donde podéis ver algunos de los viajes que han hecho y los que preparan para próximas fechas. Blog Oriol Alamany



Viernes 28 de Agosto

Salimos a las 22:10 desde Madrid con escala en Dubai, nos esperan unas 7 horas de viaje a nuestra primera escala, un par de vueltas en ese aeropuerto y luego unas 4 horas hasta Nairobi. 

El vuelo con Emirates, bastante bien porque tenemos la suerte de ir solos los dos en una fila de 3 asientos, pero así y todo siempre se me hace incómodo, largo y aburrido. Pero es lo que hay, hoy en día las aerolíneas no buscan la comodidad de sus viajeros, sino el beneficio de poner más asientos y ganar más dinero.

En Dubai nos llevan en autobús a la terminal, salir del avión ha sido una bofetada de calor increíble y eso que son las 7 de la mañana, no quiero ni imaginarme lo que puede ser hacer turismo en este país. Supongo que de centro comercial en centro comercial siempre con aire acondicionado.

En este viaje vamos a ser 11 personas, 6 hemos salido de Madrid y los otros 5 de Barcelona, nos vamos a encontrar aquí en el aeropuerto de Dubai, tomamos un café para despertarnos un poco y nos vamos encontrando.

Sábado 29 de agosto

Llegamos a las 14:45 a Nairobi, esperamos un poco las maletas, pero todas llegan con éxito a su destino, así que salimos y empieza la aventura.

En la salida nos esperan los que serían nuestros chóferes, guías y compañeros de viaje durante estos días y sus destartaladas furgonetas que nos llevarían por los caminos más intransitables que te puedes imaginar :)

Pedro, Frank y Martin de la agencia Tabia Safaris. Es una agencia que tiene su sede en Tanzania y te organizan safaris privados o por grupos. Los tres hablaban español así que todo fue muy fácil.




Estos son dos de nuestros guías, Pedro y Frank, fueron 15 días de convivencia diaria que tuvo sus pros y sus contras, pero yo quiero darles las gracias, porque nos enseñaron muchas cosas, no sólo animales en los safaris, que de esos nos enseñaron mucho, sino también su estilo de vida, que no lo envidio en absoluto, la verdad, aunque ellos se sienten afortunados, no todo el mundo puede trabajar en Kenya. 

Quince días soportando a unos clientes cuyo único objetivo es sacar las mejores fotos de un safari, y sólo gritan "para!!!" "hacia atrás!!!" "tira hacía delante!!!" "aquí no veo nada!!!" etc, no debe ser el mejor de los trabajos :), así que gracias por estos días tan maravillosos y por enseñarnos tanto.

Salir del aeropuerto y empezar a alucinar, todo es tan distinto, montones de gente andando por las carreteras, parados en las cunetas, esperando sin saber muy bien qué o a quién. Luego nos enteraríamos que muchos esperaban "matatus" que son unas furgonetas, parecidas a las nuestras, que hacen de transporte público. Son de 9 plazas pero se meten hasta..........ufff no sé donde está el record de personas que han entrado en un "matatu".

También hay autobuses de muchos colores abarrotados de gente, supongo que estos serán de largas distancias. :)

En las motos llegamos a ver hasta 4 pasajeros, y si no llevaba más que un pasajero, éste iba cargado de cualquier cosa inimaginable para llevar en una moto.


Desorden....suciedad......mercadillos caóticos desde nuestro punto de vista, supongo que ellos se aclararan, las calles llenas de papeles, bolsas de plástico, etc.




Y las casas y negocios..........no sé muy bien como calificarlo.  Todo un espectáculo.



Nos alojamos a las afueras de Nairobi, no en el hotel de la foto anterior, sino en otro que parecía la residencia de algún embajador en los tiempos en que Kenya fue una colonia inglesa. El Sovereign Suites, se hicieron un poco de lío con la asignación de las habitaciones, pero fue divertido, no teníamos prisa, y aunque acabábamos de llegar, teníamos asumido que aquí todo es pole-pole (despacio...despacio) y se nos contagió en seguida......esta frase y Hakuna Matata (no pasa nada, no hay problema), las repetiríamos cientos de veces en cada una de las situaciones que se nos presentaron.

El hotel era estupendo y entre unas cosas y otras era la hora de cenar, así que nos sentaron en el salón de recepciones y allí cenamos a la carta, nuestra primera cena keniata que no estuvo mal.

Domingo 30 de agosto

Tenemos un largo día por delante, hay que llegar a Masai Mara a la hora de comer, así que salimos temprano, más o menos las 8 de la mañana, en España hay una hora menos, y después de un desayuno impresionante con frutas, tostadas, pancakes al gusto, nos ponemos en marcha hacía la Reserva.

En el camino volvemos a alucinar, cómo conducen..., aquí todo es Hakuna Matata,  por lo que no hay lineas continúas, no hay curvas peligrosas, no hay badenes a la hora de adelantar todo vale, y si está muy justo pues nada, te pitan o te dan las luces e intentas apartarte sin estrellarte.

Nuestra primera parada es en el Mirador del Valle del Rift, un par de tiendas de souvenirs indican donde está el mirador, aunque hay varias, así que donde hay menos furgonetas aparcadas, paramos a mirar.




La siguiente parada es Narok, ya son las 11 de la mañana, aquí no se cuenta en km las distancias, se cuenta en tiempo, porque los kilómetros se hacen muyyyyyyyy largossssssssss

Paramos en esta ciudad para cambiar dinero y comprar arroz para nuestros "bean bag", para los que no sepáis de fotografía es una bolsa que se llena de arroz o alubias y en la que se apoya la cámara en una superficie dura para estabilizarla. Hace las veces de trípode. Para apoyar en la furgoneta fue perfecta.


Las gasolineras, también tienen su estilo ☺

Fijaros en lo que os decía de los pasajeros de las motos. En esta "sólo van tres"
 

Como es domingo, los bancos están cerrados, así que nos llevan a una especie de tienda de cambio y tenemos que regatear, ufff, yo hubiera cambiado en el aeropuerto, pero dijeron que en la ciudad el cambio era más rentable, no creo, pero en fin, ya no hay vuelta atrás, nosotros llevábamos dólares, y con eso no hubo mucho regateo 100 shilling = 1 dolar. Ellos cambiaron euros directamente 100 shilling = 1,15 euros.  
Entramos en el supermercado a ver qué encontrábamos, y nos sorprendió, era pequeño pero muy organizadito, tenía de todo, así que compramos kilos de arroz para los 11 y volvimos a nuestras furgonetas.

Esta es la zona de bares ☺


Seguimos nuestro camino hasta que se acaba la carretera y empieza una pista bastante intransitable, los guías dicen que les han dicho de un atajo y nos salimos de la pista......ufff...no sé yo si es buena idea....

Perdidos entre aldeas masais.... no podemos cruzar por estas piedras........ volvemos atrás......los masais nos miran con cara de...... ¿y estos de donde han salido?.... Una barrera de madera....... una discusión en swahili con los masais....... nos abren la barrera...... zona protegida dicen.... una moto que nos sigue......no sé si para guiarnos o para asegurarse de que salimos :)
Todo muy emocionante........Hakuna Matata





Y al fin conseguimos salir de allí y llegamos a la entrada de la reserva de Masai Mara son las 2 y media, no sé si nos darán hoy de comer☺

Mientras los guías hacen las gestiones y pagan la entrada al parque, son 70 dolares americanos al día por persona, unas mujeres vestidas de masais intentan vendernos collares y souvenirs por las ventanas, en estas situaciones me siento acosada, no me gusta nada, ventanas cerradas y a sudar. 
Hacemos una foto robada porque también por tirarles fotos te quieren cobrar :)



Y tras unos cuantos botes más por una pista, masaje gratuito keniano como dice Frank, nuestro guía, llegamos al hotel, nos reciben con una sonrisa y unas toallas húmedas que dejamos de color marrón, y un refrescante zumo de..... ni idea.... pero está fresquito.

El hotel es el Keekorok Lodge, unos preciosos jardines llenos de pájaros de colores, monos saltando por los árboles, y unas cabañas muy acordes con el paisaje. 

Mientras nos preparan las habitaciones pasamos corriendo a comer, porque ya no son horas. La comida es tipo buffet, y más bien tipo hindú, pero también hay ensaladas y arroz, así que como aquí no hemos venido a hacer turismo gastronómico, comeremos lo que se pueda :)

Después de comer dejamos las maletas en nuestras habitaciones y salimos equipados con nuestras cámaras y muchas ganas de nuestro primer safari, aunque nada más asomarnos a la puerta ya empieza la aventura, estas fotos son desde nuestra cabaña, al fondo nuestras primeras cebras, esta noche igual se pasa a saludar algún animalito más por nuestra cabaña :)



En la recepción del hotel algunos monos vervet leyendo el periódico.
Son muy listos estos monos africanos :)



Y otros............con....los huevos...........azules? 
Pués si.......los machos tienen los huevos de color azul. 


Y subimos a la furgoneta, nos iremos turnando diariamente para que no nos toque siempre el mismo guia, ni la misma furgoneta, esta Eulalia piensa en todo. 

Oriol, el profe de fotografía, también se irá turnando cada día para enseñarnos ese toque magistral de gran fotógrafo de naturaleza y nosotros haremos lo imposible por aprender algo.

Nuestro compañero durante todo el viaje en furgoneta sería Antonio, un gran conocedor de los pájaros, del que aprenderíamos muchas cosas sobre ellos, sobre todo los nombres.

Nuestro primer pajarito, un alción africano, de la familia del martín pescador.


Y este es un cálao terrestre sureño.


Nuestros primeros topis, una especie de antílope, que habita en la sabana africana, alimento de leones, hienas y buitres.


Nuestras furgonetas en medio de la sabana.



Se levantaba el techo para permitirnos fotografiar cualquier animal desde todos los ángulos. 
Íbamos 3 personas en cada una, así que la facilidad de movimientos era increíble.
  

Estás son gacelas de Thomson





Cebra común
 


Un curioso árbol cuyos frutos se asemejan a una gran salchicha o salchichón, por eso se llama así, árbol salchicha o Kigelia africana, los masais utilizan su pulpa para hacer una cerveza muy fuerte, que no probamos, nosotros con la Tusker teníamos bastante, que por cierto está muy rica, no faltaría en nuestras comidas y cenas.


  
Y ahora uno de los dificiles de ver en Masai Mara, el rinoceronte negro (uno de los Big Five) que está en peligro de extinción.

Los "Big Five" o "Cinco Grandes" han sido llamados así desde hace años por los cazadores y son el rinoceronte, el león, el búfalo, el elefante y el leopardo.







Y una jirafa que nos encontramos cuando volvíamos para el hotel


Lunes 31 de agosto
 
Nuestro día empezaba muy temprano, ya que el sol a ciertas horas hacía que la luz fuera demasiado intensa para las fotos.

Así solíamos desayunar a las 6 o 6:30 dependiendo de lo que nos permitieran los hoteles, aunque en ninguno nos pusieron ninguna pega para adelantar su horario establecido. La verdad que la gente es muy amable en Kenya y generalmente se adapta sin problemas a tus necesidades.

Y para las 7 de la mañana empezaba nuestro primer safari del día, el otro lo haríamos por la tarde, más o menos a las 4, porque para las 6:30 o las 7:00 ya caía el sol y cerraban el parque.

Y allá vamos!!! Las tres furgonetas rumbo a la aventura por esos caminos de tierra.




Cuando hay algo importante para ver, los guías, hablando en swahili por la emisora de radio, se avisan unos a otros de la zona donde han encontrado algo y empiezan a correr, sin contarte nunca lo que vas a ver. 
La respuesta siempre es....sorpresa....sorpresa....algo importante....

Y así es, era algo importante, nuestro primer león. Segundo "Big Five"



 Un poco más abajo, una parejita de leones tumbados al sol.


Parece que generan mucha expectación..... :) 


Menos mal que esto no fue siempre así, solo en algunas ocasiones, esta vez era una hora en la que la reserva estaba muy concurrida y estábamos muy cerca de la entrada, luego no habría tantas aglomeraciones.

Seguimos avanzando, un búfalo que nos mira con cara de pocos amigos. Tercer "big five" .No sé porque este está incluido en los 5 grandes porque hay miles.



Las cebras, sin embargo, nos miran con curiosidad.
 

Y un pájaro muy curioso, un secretario, tenía un bailecito muy peculiar que podéis ver en el vídeo de más abajo.




Una compañera de trabajo me contó que algunos pájaros hacen un baile como dando golpes en la tierra para imitar las gotas de lluvia y que los gusanos crean que está lloviendo y se van a inundar sus agujeros, así salen a la superficie y entonces los pájaros los atrapan, esta debe ser la razón del baile de este secretario.


Y nuestros primeros ñus, los protagonistas del Masai Mara en está época por las migraciones y los crossing por el río Mara.


Después de unos días llegamos a la conclusión de que son bastantes tontos, lo que hace el primero de la manada hacen los demás, así que si uno se pone a saltar los demás le siguen sin un motivo aparente. :)
 

Un chacal esperando a que los buitres acaben con la carroña para empezar él.



Y un avestruz.
 


Estos son los antílopes más grandes que existen, los Eland



Y sobre las 11 de la mañana volvemos al hotel, decidimos entonces ir a una charca de hipopótamos que hay dentro del propio hotel y en la que habíamos estado la noche anterior con una linterna pero que no habíamos visto mucho.

Una pasarela nos lleva hasta una choza de paja que hace las veces de mirador y de bar y desde cuyas ventanas se pueden ver los hipopótamos metidos en el agua.





En los alrededores un damán arbóreo, que aunque parece un roedor, está emparentado con los elefantes.


 

Aquí se cabreó un poco con tanto fotógrafo alrededor :)
 

En el camino, bonitos pájaros de colores.

 


Un auténtico Masai paseando por el hotel :)
 


Ahora damos la mañana por terminada, a comer, y a descansar un rato, para a las 4 de la tarde ponernos otra vez en marcha.

Cogemos otra vez las furgonetas y vamos disfrutando del paisaje y de los animales que nos rodean. 
De repente, unas rocas en el que se aprecian varias leonas muy tiradas, es la hora de la siesta. Esperamos un rato a ver si se despiertan y una a una se van desperezando. Había 4 leonas que nos deleitan con un bonito espectáculo de poses.








Cuando creíamos que habían acabado todas las leonas de exhibirse, y se habían marchado del montículo de rocas, aparece el Rey León, que estaba también por allí, escondido. 

Impresionante.
 

Como había mandado a sus hembras a cazar, decidió ir detrás de ellas, para vigilarlas supongo, y también se puso en marcha.
 

Nosotros decidimos seguirle a él, y en el camino nos encontramos con bonitos paisajes de buitres, acacias y comederos de carroña.




Otra variedad de antílope africano, los impalas.


Y de repente, allí estaba él, otra vez, nuestro imponente rey león.

Eran ya las 6 de la tarde, y la luz empezaba a tomar un bonito color dorado.








Admirando este león y haciendo miles de fotos nos encontró el atardecer en la sabana.


Martes 1 de septiembre

Hoy cambiamos de hotel, también está dentro de la reserva de Masai Mara, pero en una zona que se llama el Triangulo del Mara, y está al oeste del río, la única comunicación entre ambos sectores es un puente sobre el Mara en el límite sur, junto a la frontera tanzana.

En el camino también vimos muchos animales.


Oh!!!! una familia de elefantes, cuarto "big five". Ya sólo nos queda el leopardo, que se haría de rogar.




En la parada que hicimos en el puente de entrada, junto al río, pudimos bajarnos de la furgoneta y vimos un agama que es un de lagarto cuyo macho presenta unos llamativos colores, rojo y azul.



Y entramos en el triángulo, hay cientos de ñus por aquí, esta es la zona donde esperamos avistar algún crossing de la famosa gran migración que habréis visto cientos de veces en los reportajes de La 2. 
Consiste en grandes manadas de ñus y de cebras desplazándose del Mara al Serengeti o del Serengeti al Mara, según la época, cruzando el río  Mara con todos los peligros que ello conlleva, sobre todo cocodrilos.


Me encantan los paisajes de solitarias acacias.




Llegada al hotel a la hora de comer, como siempre, recibimiento con toallas húmedas y zumitos. Reparto de habitaciones y al comedor. 
Este hotel es el Mara Serena Safari Lodge, imponente en una colina, con unas vistas magníficas. Está situado en el centro del triángulo. Recomendable al 100% tanto por situación como por servicios. Son unos cubos como integrados en el paisaje.



Después de tomar un café en la maravillosa terraza con vistas a la sabana, un ratito de descanso y a por otro safari fotográfico !!!
En la puerta del hotel elegantes impalas.


 


Y un chacal esperando a ver qué pilla.


Nos acercamos al río para ver si hay previsto algún crossing, pero aparte de un cocodrilo que estaba esperando lo mismo que nosotros, no vimos mucha acumulación de ñus por ahí como para que se produjera un cruce en breve.



Miércoles 2 de septiembre

Los leones suelen cazar al amanecer, así que lo primero que nos encontramos fue una manada de leonas acabando con su presa.







 Otro bonito pájaro africano, el jabirú, que también nos deleitó con un baile.




Y ahora el pájaro más fotografiado en este viaje, la carraca, un precioso pájaro de bonitos colores que nos hizo parar más de una vez la furgoneta para fotografiarlo.



Como contraposición, qué feos son los hipopótamos.


Un estornino posado en una acacia, en esta foto se pueden apreciar las espinas que tienen las acacias, y las jirafas se las comen tan ricamente, no quiero ni pensar como tendrán la lengua.



Y de repente, suena la emisora, algo en swahili, y a correr!!!..... algo grande!!!..... Y efectivamente......Guepardos!!!......no me gustaría ser ñu en este momento.






Volvemos hacía el río, muchos coches preparados en la otra orilla, un pequeño grupo de ñus y cebras agrupados, tiene buena pinta. Ahora toca esperar a que se decidan.


La única que se ha decidido, crossing fallido :)
 

Parece que ahora se anima un ñu.....



Y de repente, un ñu cruzando en dirección contraria que espanta a toda la manada,  ahora no toca cruzar :)


Como parece que no se animan nos volvemos al hotel a comer, a ver si por la tarde hay más suerte.

Salimos a las 4, como siempre, y esto es lo que nos depara la tarde.

Elefante cruzándose en nuestro camino, o más bien nosotros en el de él.


Un impala macho.
 

Esta es una gallina de guinea o pintada.
 

Y una pareja de jirafas que estaban peleando con sus cuellos, no nos quedó muy claro si era una pelea o era un simulacro. La verdad es que parecía que estaban practicando.
  





Jueves 3 de septiembre




Me encantan las crías de elefante, no saben controlar la trompa y se les mueve como loca, como si tuvieran dos colas :)
 

Un guepardo con cara de hambre
 



No veáis como corren los ñus!!!! pero es que esto no tiene muy buena pinta.
 


Hoy hemos cogido el picnic de desayuno para tomárnoslo debajo de una acacia, pero estamos esperando un cruce de ñus que parece inminente así que nos lo vamos a tomar en la furgoneta mientras esperamos :)


Algunos pajaritos nos acompañan

Un estornino.


Nuestra querida carraca.


Parece que esta vez si vamos a tener suerte, se deciden enseguida y allá van!!!


Juntos, pero no revueltos, las cebras por su lado y los ñus por el suyo
 

Parece que el cocodrilo también ha decidido que hoy toca cazar.
 

La primera cría se ha salvado...
 

Pero va a por la siguiente...
 

Y esta no se salva, la ha agarrado por la parte trasera.


Se la lleva a su guarida

 

Los demás siguen cruzando, es el ciclo de la vida, unos sobreviven y otros no.
 


 

Los hipopótamos también andan por la zona, y se pelean con los cocodrilos. No se tienen mucho aprecio.


Y este día de tantas emociones se va acabando....primero con unos topis y luego con un bonito atardecer.



Viernes 4 de septiembre

Hoy empezamos el día con una familia de guepardos





Y seguimos con un crossing
 

 
Aquí los ñus se están tirando por un hueco que han encontrado.
 

 
Pero cuando llegan abajo, cambian de idea y vuelven a salir por el mismo agujero....a saber qué habrá pasado allí abajo....?




 
Algunos sí han decidido pasar.



Pero mirad lo que se van a encontrar en la otra orilla.... Supongo que pasan tan tranquilos porque no han visto al cocodrilo.






 
Pero el cocodrilo sí les ha visto, y se lanza al agua a por ellos.




 
Por allí vienen más cocodrilos.







Uff, qué subidón de adrenalina, ahora nos vamos al hotel a comer y descansar un poco después de esta mañana tan intensa.

En el hotel también tenemos agamas rojos y azules, qué mono, parece spiderman.



A ver qué nos depara la tarde.

Volvemos al río que parece que sigue habiendo manadas de ñus y cebras en la orilla.

Efectivamente, todos apiñados para salir, pero hoy toca por las piedras, mira que son bobos, si tienen una playita perfecta a la izquierda....en fin....







Los dos enemigos siempre juntos.
 

Parece que este cocodrilo también ha pillado, se pueden ver los cuernos del ñu y la parte trasera en la boca.
 

A la vuelta, gallinas de guinea (pintadas)


Y una leona camuflada en el color dorado del atardecer.
 
  





















Comentarios